Las Propiedades Bioelectricas de los Alimentos, de Eugenio Soriani

Propiedades Bioelectricas de los Alimentos, de Eugenio Soriani

INTRODUCCION (Primera Parte)

Dios es Uno solo, pero se manifiesta en tres personas distintas. El sentido concreto y real de esto, es que nuestro Universo Solar consta de tres Mundos o estados de materia. Estos Mundos son los siguientes:

– Mundo Físico (como nuestra Tierra)

– Mundo Pasional-Emocional o Astral

– Mundo Mental-Espiritual

Cada uno de estos Mundos tiene su propio Paraíso y su propio Infierno. Aquí en la Tierra tenemos un Paraíso con sus mil maravillas y un Infierno con los más duros castigos.

El Paraíso en la Tierra es el estado de perfecta salud, cuyos maravillosos regalos son tantos y tan variados que sería imposible enumerarlos a todos. El Infierno es la enfermedad en sus múltiples y variadas formas. En este último la entrada es gratuita, pero se paga a la salida. Una vez adentro y habiendo probado todo, habrá que pagar un precio enorme para poder salir. En en Paraíso es todo lo contrario: se cobra entrada bajo la forma de muchas exigencias; pero una vez adentro, devuelven lo pagado transformando en tantos regalos, que hacen nacer el firme propósito de no salir más de allí.

Que la perfecta salud es el “Paraíso del más acá” y las enfermedades el infierno, no cabe la menor duda; y sería una ofensa gratuita al buen sentido y a la inteligencia, insistir con un mayor aporte de pruebas.

En lo que se refiere al “Paraíso del más acá”, nos bastará decir lo siguiente: para asegurarse la entrada en él, es indispensable presentarse con la documentación en regla que demuestre que, por lo menos durante toda la segunda mitad de la vida en la Tierra, se ha estado viviendo en este Paraíso. De lo contrario, le dirán delicadamente que, por esta vez, sólo le pueden dar alojamiento en algún suburbio. Una puesta en cuarentena, por sospechoso de ser portador de microbios terrenales.

Si no ponemos todo nuestro empeño en esquivar el “Infierno del más acá” y no sabemos vivir en este Paraíso ¿ cómo pretender que nos franquen la entrada en el otro? Y como del mal comer derivan, inexorablemente, los restantes males, no sólo del cuerpo sino también del alma, de nada sirven los tardíos arrepentimientos cuando nos vemos cerca de la muerte, o dedicarle fervorosos rezos al santo de nuestra devoción.

Nuestro bondadoso Padre Macrocósmico tolera y perdona los errores que se cometen de buena fe mientras se busca el buen camino, pero vuelca los errores de mala fe sobre la cabeza de quien los ha cometido.

 

FUNDAMENTOS (Segunda Parte)

Según la Fisiología escolástica, el proceso digestivo se inicia con el primer bocado. Esto ya lo sabían los antiguos romanos desde hace más de 2,000 años y una sentencia de la época lo corrobora con estos precisos y claros términos: “primera digestio fit in ore”, que traducido a nuestro idioma quiere decir: “el primer proceso digestivo se realiza en la boca”.

El hombre, es decir, el ser humano, a semejanza de nuestro Universo Solar tiene cinco cuerpos que, nombrados desde el más denso al más sutil son: el Físico, el Etérico, el Vital, el Astral y el Mental. Cada uno de estos cuerpos es, a su vez, el reflejo o manifestación microcósmica de los cinco mundos de nuestro Universo Solar, que nombrados en el mismo orden son: el Mundo Físico, que es donde vivimos; el Mundo Etérico, el Mundo Vital, el Astral y el Mental.

El cuerpo Físico se puede comparar exactamente con una máquina, por ejemplo, el motor de un automóvil. El cuerpo Etérico equivale al conjunto de energías que actúan en dicho motor, haciéndolo funcionar. Para el motor de un auto, esas formas de energía son la gasolina, el aceite y el agua. El cuerpo Vital sería el depósito de tales energías que, en nuestro ejemplo, son los tanques para la gasolina, el aceite y el agua, respectivamente.

La Tierra está cargada de electricidad negativa, mientras la atmósfera que la rodea está cargada de electricidad positiva. También se sabe que todo lo que existe sobre la superficie del planeta tiene su propia carga eléctrica, generalmente neutra, por estar perfectamente equilibrada en sus dos opuestas polaridades.

Por lógica consecuencia, todas las sustancias que sirven de alimento al hombre, tienen cada una su propia carga bioeléctrica que puede ser positiva, negativa o neutra.

Veamos ahora que sucede cuando nos disponemos a comer. Cuando introducimos un alimento en la boca, el que recibe le primer impacto no es el cuerpo Físico en los órganos de su sistema digestivo, sino el cuerpo Etérico, el cual reacciona de acuerdo al impulso de la carga bioeléctrica del alimento que se está comiendo. Los casos a considerar son tres:

Si el alimento tiene carga electropositiva, el cuerpo Etérico responderá con una carga electronegativa equivalente que será transmitida a las glándulas de secreción interna y a los órganos del sistema digestivo correspondientes. En este caso, el alimento será digerido perfectamente sin dejar residuos que ocasionen alteraciones nocivas.
Si el alimento tiene carga electronegativa, el cuerpo Etérico responderá con una carga electropositiva equivalente que, como en el caso anterior será transmitida a las glándulas de secreción interna y a los correspondientes órganos del sistema digestivo. También aquí la digestión se cumplirá perfectamente. En ambos casos el proceso digestivo se cumplirá con notable rapidez.

Si el alimento es de carga exclusivamente neutra, el cuerpo Etérico reaccionará idénticamente, o sea, transmitirá a las glándulas de secreción interna y a los correspondientes órganos del sistema digestivo, un impulso cuyo volumen corresponderá al volumen de la carga, pero dicho impulso será menos intenso que en los dos casos anteriores.

Pero si se comen alimentos electropositivos mezclados con alimentos electronegativos, el cuerpo Etérico responderá de manera muy débil y confusa, transmitiendo a las glándulas endocrinas y a los órganos del sistema digestivo correspondientes, un impulso insuficiente para el trabajo que deberá realizar. La directa e inmediata consecuencia será la mala digestión de los alimentos ingeridos.

El proceso final resultante estará cargado de elementos nocivos que el hígado y los demás órganos de defensa tendrán que esforzarse por eliminar.

En definitiva, lo que se produce en el cuerpo Etérico cuando se comen alimentos electropositivos mezclados con alimentos electronegativos es lo que, por analogía con los fenómenos eléctricos, podríamos llamar un cortocircuito bioeléctrico


REGLAS PARA LAS COMBINACIONES BIOELECTRICAS (Tercera Parte)

Primera regla: En una misma comida deben ingerirse exclusivamente alimentos electropositivos y alimentos neutros, o alimentos exclusivamente electronegativos y alimentos neutros.

Existe un margen de tolerancia, pues no hay serios inconvenientes en que a una comida de polaridades electropositivas y neutras, se le agregue un 5 ó, como máximo, un 10% de alimento de polaridad electronegativa y viceversa. Tampoco perjudica que en una comida de polaridades electronegativas y neutras, se agregue entre un 5 y un 10% de alimento electropositivo.

Segunda regla: Nunca deben ingerirse , en una misma comida, alimentos electropositivos combinados con alimentos electronegativos. Es algo menos prejudicial ingerir en una misma comida un alimento electropositivo y como segundo plato, un alimento electronegativo, o viceversa. Por ejemplo, comer como primer plato ensalada de tomates y pepinos, o de tomates y ajíes con unas cuantas aceitunas negras o verdes y como segundo plato carne con papas asadas o con puré de papas.

Tercera regla: No conviene ingerir, en una misma comida, exclusivamente alimentos electropositivos, o electronegativos, o neutros, porque en cualquiera de los tres casos resultaría mal equilibrada en su composición bioquímica.

No puede haber ningún inconveniente serio para la salud, si durante una, dos, tres y hasta cuatro semanas se ingieren en dos o tres comidas diarias alimentos de una sola polaridad bioeléctrica, sea positiva, negativa o neutra. Pero no es prudente hacer de esta manera de comer la norma habitual. Por ejemplo, si uno decide comer durante dos, tres o cuatro semanas exclusivamente frutas o exclusivamente verduras, le serviría de cura depurativa y sería, indudablemente beneficiosa.

Si también se decidiera, por el mismo período de tiempo, a comer solamente alimentos neutros, también obtendría efectos depurativos, pero en grado notablemente menor que en los casos anteriores. La razón de esto es fácil de comprender: el cuerpo físico, para estar en perfecto estado de salud y permanente vitalidad, necesita tres clases de alimentos: energéticos, mineralizantes y plásticos o proteínicos.

Cualquier comida, para ser perfecta debe respetar tres reglas: la de polaridades bioeléctricas, la de compatibilidades bioquímicas y la de proporciones entre los tipos de alimentos: energéticos, mineralizantes y proteínicos.

 

LAS COMPATIBILIDADES BIOQUIMICAS (Cuarta Parte)

– Primera regla

Los alimentos muy dulces son absolutamente incompatibles con los alimentos grasos. Por lo tanto, no conviene comer juntos miel, mermeladas o frutas muy dulces con dátiles, higos o bananas, con mantequilla o cualquier aceite vegetal.

Constituye una pésima combinación comer pan con mantequilla y mermelada, o pan con mantequilla y miel, o pan con mantequilla y dátiles o higos tanto frescos como secados al sol o al horno. Tomar té o café con leche acompañados con pan, mantequilla y mermelada de cualquier fruta, constituye un verdadero atentado contra la salud.

– Segunda regla

Los alimentos dulces son también incompatibles con los alimentos ácidos. Así, no conviene ingerir en una misma comida, chucrut, o ensalada de tomates, o pepinillos, o cualquier otra hortaliza, preparadas con vinagre y a continuación fruta dulce, o una compota, o un postre, o tomar una taza de café muy azucarado.


PROPIEDADES BIOELECTRICAS DE LOS DISTINTOS ALIMENTOS (Quinta Parte)

La totalidad de los productos naturales que sirven de alimento al hombre se agrupan en tres grandes grupos de categorías. Todos los alimentos que están dentro de cada categoría tienen una propiedad común, precisa e inconfundible, que los diferencia netamente de los alimentos que integran las restantes categorías.

Los alimentos se dividen en las siguientes categorías:

– Polaridad bioeléctrica positiva

Entre los alimentos del reino vegetal son electropositivos todos aquellos que contienen la semilla dentro de la pulpa, ya sea ésta más o menos blanda y jugosa como en las peras, duraznos, higos, uvas, etc., o de consistencia más o menos fibrosa,como el pepinillo, zapallo, zapallito y calabaza.

Entre los alimentos del reino animal solamente la leche y todos sus derivados, como la mantequilla, la ricotta, el yogurt, los quesos en general, ya sean blandos y semiblandos o estacionados, o los quesos para rallar.

– Polaridad bioelectrica negativa

Entre los alimentos del reino vegetal todos aquellos que forman bulbos bajo tierra (papa, camote, betarraga, zanahoria, hinojo, cebolla, ajo, etc.), asi como todos los que tienen hojas verdes comestibles (lechuga, espinaca, brocoli, acelga, etc.). Las coles blancas, preparadas bajo la forma de chucrut, son positivos. En general, todas las variedades de repollos bordean el area de los alimentos neutros, pues son solo muy debilmente positivos o negativos.

Entre los alimentos del reino animal toda clase de carnes, ya se trate de animales de cuatro patas, de dos o sin ellas, como las serpientes o los caracoles. Tambien son electronegativos todos los peces y crustaceos.

– Polaridad bioelectrica neutra

Entre los alimentos del reino vegetal, o sea, practicamente equilibrados entre las dos opuestas polaridades, todos aquellos que contienen la semilla dentro de cascara. Esta puede ser dura y espesa (nueces, castañas, coco), o delgada y flexible por estar constituida casi totalmente por celulosa (cereales) y legumbres (frijoles, arvejas, lentejas, garbanzos).
Entre los alimentos del reino animal son neutros solamente los huevos de gallina, pato, avestruz, etc.

Mas info: http://buenasiembra.blogspot.com.ar/2013/05/

http://recuperandolaalimentacion.blogspot.com.ar/p/combinacion-de-alimentos.html

LISTADO DE ALIMENTOS SEGUN SUS POLARIDADES BIOELECTRICAS

ELECTROPOSITIVOS NEUTROS ELECTRONEGATIVOS
Aceite de oliva Aceite de girasol Aceite de nabo
Aceite de uva Aceite de maíz Acelga
Aceitunas Aceite de mani Ajo
Ajies Almendras Apio
Arveja verde Arveja seca Azucar de remolacha
Banano Arroz Brocoli
Berenjena Avena Cebolla
Calabaza Avellanas Coliflor
Cereza Azucar de caña Diente de leon
Chirimoya Cafe Esparrago
Chucrut Castañas Espinaca
Ciruela Cebada Hinojo
Damasco Centeno Lechuga
Datiles Coco Nabo
Frambuesa Garbanzo Oregano
Fresa Lenteja Papa
Granada Mani Poro
Haba fresca Maiz Perejil
Limon Miel de caña Betarraga
Mandarina Nueces Yuca
Manzana Pan de trigo
Melon Frijoles
Membrillo Repollo
Nispero Semillas de lino
Palta Soya
Trigo
Leche y derivados  Huevos Carnes
Crema Pescados
Quesos Mariscos
Mantequilla Caracoles
Miel de abeja
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s